¿Con cuántos kilómetros comprar un coche de Segunda Mano?

Al comprar un coche de ocasión nos surge la pregunta habitual: con cuántos km comprar un coche de segunda mano. Y es una cuestión importante, aunque no es el único factor determinante. Sobre todo, se trata de entender en qué rangos de kilómetros máximos deberíamos movernos. 

Revisar los kilómetros que tiene un coche de segunda mano antes de comprarlo te permitirá valorar la operación y saber si es rentable. Aunque influyen más factores en esta compra. 

También influyen y mucho los antecedentes del vehículo, si ha tenido averías graves o accidentes que hayan podido dejar secuelas. 

¿Por qué es importante el kilometraje?

Valorar el kilometraje que tiene un coche antes de comprarlo nos sirve de referencia en dos aspectos: 

  • Saber si son demasiados kilómetros para comprarlo. 
  • Valorar si el precio de venta es el adecuado. 

Teniendo en cuenta que siempre un coche con menos kilometraje tendrá más garantías de que su estado sea perfecto frente a uno con más kilometraje. Aunque obviamente también depende del uso que se le haya dado al vehículo. 

Un coche puede tener pocos kilómetros, pero si no se ha hecho un buen mantenimiento ni un uso adecuado su estado no será el adecuado. 

Solemos pensar que un coche con pocos kilómetros estará en mejor estado, pero no siempre se cumple esta norma de sentido común. 

Como contraparte elegir un coche de segunda mano con más kilómetros abaratará mucho la operación, indudablemente. Cuantos más años y más km tenga un coche usado menor debería ser su precio. 

Lo recomendable es siempre optar por comprar tu próximo coche de segunda mano en un centro especializado como es el caso de Calsán Motor, especialistas en coches de ocasión. Nuestros coches disponibles están revisados y reúnen las mejores condiciones. 

Cuántos kilómetros con muchos para un coche de segunda mano

Contando con las peculiaridades que te hemos comentado ahora se trata de saber qué kilometraje es el tope. Por encima del cual no deberías plantearte comprar ningún coche de segunda mano salvo que el precio sea una verdadera ganga. 

Por norma hay que tener como referencia que un coche promedio hace entre 10.000 y 15.000 kilómetros por año. 

Por lo tanto, un buen método es calcular ese promedio por los años que tenga el vehículo. 

Una cifra muy por encima ya debería hacerte al menos dudar de su compra. En cambio, aunque el promedio esté por debajo de esas cifras tampoco implica que el coche esté perfecto, hay otros elementos que deberías tener en cuenta. 

Un coche que tenga diez años y que supere los 150.000 kilómetros no se presenta como una opción recomendable para comprar. 

Deberías tener en cuenta también: 

El mantenimiento del coche

Lo importante es el mantenimiento que se le haya hecho al coche, el uso que haya tenido y el cuidado adecuado. 

Como ya te hemos explicado puede haber antiguos propietarios que aun habiendo hecho muchos kilómetros al coche han respetado su mantenimiento recomendable. 

Lo mejor para comprobar esto es consultar el historial de mantenimiento y los informes de las ITV. Esto te permite hacer comprobaciones mínimas. 

Si la compra es con un particular puede ser interesante solicitar los recibos de los servicios que se hayan realizado en el taller. Esto puede ser desde el cambio de aceite, antigüedad de los neumáticos, líquidos de frenos o similares. 

Esto te permite hacerte una idea de si un coche ha sido bien cuidado como norma general. 

Puede ser muy útil a la hora de decantarte por dos modelos de coche que tengan un kilometraje similar. 

El uso que se le ha dado al coche

Este es otro de los puntos importantes a tener en cuenta: el uso que ha tenido el coche

Porque no es lo mismo un vehículo que se haya utilizado diariamente que uno que sólo ha tenido un uso vacacional o de fines de semana. 

Tampoco es igual, aunque tengan un kilometraje similar, un coche utilizado en zonas de campo y con mucho tránsito por camino o cargando peso que un coche que sólo se ha utilizado en buenas carreteras. 

Saber si ha tenido accidentes

Otro de los aspectos fundamentales es saber si ese coche ha tenido algún accidente grave

Si ha ocurrido esto es más que probable que pueda presentar problemas en un futuro próximo. Muchos de esos accidentes dejan secuelas que con el tiempo aparecen. 

Un coche que ha sido poco usado

Tampoco hay que pensar que si un coche se ha utilizado poco no vaya a presentar problemas. 

Ten en cuenta que un coche que no se mueve también puede tener problemas. 

Sobre todo, debes tener en cuenta que un coche que tiene pocos kilómetros o que se ha utilizado poco suele ponerse a la venta por una cantidad mayor. 

A primera vista puede parecer más atractivo, pero aun así sería bueno que comprobaras el estado de retenes, gomas o juntas. Estos son componentes que deben ser flexibles y con el tiempo, aunque no se utilice mucho el coche la pierden. 

El kilometraje adecuado para un coche de segunda mano

Teniendo en cuenta todo lo que te hemos indicado y el rango promedio de kilómetros para un coche promedio ya puedes hacerte una idea aproximada. 

Un coche de 5 años que supere los 75.000 kilómetros no es una buena opción. Si un coche de esa misma antigüedad no supera los 50.000 kilómetros sería la mejor opción. 

Siempre y cuando puedas hacer la comprobación sobre el uso que se le ha hecho y si el mantenimiento ha sido el adecuado. 

Como ves son distintos los aspectos a tener en cuenta a la hora de comprar un vehículo, independientemente de su kilometraje. 

Por eso lo recomendable es que elijas un concesionario de venta de segunda mano con las máximas garantías. 

Si quieres conocer todas nuestras condiciones y modelos disponibles puedes escribirnos y te contaremos todos los detalles.